Rodrigo Rato pide perdón, pero... ¿de verdad o solo de boquilla?


A juzgar por sus palabras, más bien solo de lo segundo. El uso del subjuntivo sugiere duda, es lo contrario a admitir plenamente una realidad, a dar por verídico los hechos y a mostrar una conciencia o reconocimiento profundo y sentido de sus actos, pues abre el camino de la ambigüedad o incertidumbre, indicando una cierta relatividad o subjetividad, de ahí el subjuntivo, y exige una condición arbitraria, desconocida, aleatoria, en definitiva, ajena a su voluntad. El uso del subjuntivo significa "esto es así, en caso de”, y no, esto es así y así lo reconozco y lo siento. Rodrigo Rato, a unos pasos de entrar en la cárcel, dice: "acepto mis obligaciones con la sociedad (no le queda otra), asumo los errores que haya podido cometer (implícitamente está diciendo, en caso de que haya cometido alguno, o sin darme cuenta, sin querer, como si tuviera poca conciencia de mis actos y consecuencias), pido perdón a la sociedad y a aquellas personas que se hayan podido sentir decepcionadas o afectadas (en caso de que las hubiera, porque… ¿por qué iba alguien a poder sentirse decepcionado o afectado? no es para tanto... ¿no?) Rodrigo Rato parece no entender la dimensión de los hechos que se le imputan y sus consecuencias. En definitiva, lo que está expresando Rodrigo Rato con su vago uso del subjuntivo es su vaga asumpción de sus actos, y sobretodo, su ausente sentimiento de responsabilidad. Pide perdón, sí, pero no hay ni reconocimiento ni arrepentimiento. Un perdón sentido, sería desde el …corazón, haciendo alusión directa a todas las personas a las que ha perjudicado, con mucha claridad y ninguna duda, y por supuesto en indicativo y con un reconocimiento verbal y corporal de estar arrepentido. No hay nada de esto. Rato se quita a los periodistas de encima con esta breve declaración y a continuación les manda que se vayan y le dejen en paz, con tono autoritario, como si todavía ejerciera una cierta autoridad. Según él, con esta breve declaración, ya ha cumplido, ya les ha dado lo que querían. Finalmente, avanza con la cabeza bien baja, quizás algo de vergüenza por lo visto sí sienta.

#rodrigorato #corrupcion #tarjetasblack #ratopideperdón #comunicaciónnoverbal

7 vistas