La Comunicación No Verbal en Entrevistas de Trabajo



Una cuestión de actitud


En una entrevista de trabajo es tan importante el “qué” como el “cómo”, es decir, es tan importante lo que decimos como cómo lo decimos, puesto que para ver si somos el perfil que encaja en un puesto, se van a fijar más que nunca en todo lo que transmitimos más allá de nuestras palabras, y en este sentido, lo primero que van a ver es nuestra coherencia. Y muy en especial van a estar muy atentos a ver si lo que decimos encaja con cómo lo decimos. Y si no hay coherencia entre nuestras palabras y nuestros gestos, automáticamente se producirá un juicio en contra.

Muy a menudo, yo diría el 90% de las veces, solo ensayamos el mensaje, qué nos van a preguntar y qué vamos a contestar, tener el “qué” nos da seguridad, per no es suficiente. La actitud que hay detrás de nuestras palabras y cómo quiero llegar es tan importante o incluso más, porque eso es lo que va a determinar el tono, la amabilidad, nuestra forma de mirar, en definitiva, factores clave de nuestra personalidad. La energía sigue al pensamiento y se traduce en gestos, microexpresiones, ritmo y voz. Y es esto último lo que levará a tu entrevistador entre los muchos candidatos que encajan con el perfil, al sí quiero.

La diferencia con los otros es tu marca personal, por eso, diferénciate. Pero para eso no tienes que hacer nada especial, simplemente, sé tu mismo. Distínguete precisamente por ser quién eres y cómo eres. Nada más sencillo. No te queda otra, solo puedes ser tú, y si no lo eres, se notará.

Recuerda, el impacto emocional que produzcas en ella o él, será en un 93% emocional, es decir, reside en lo que transmites, porque va a mostrar tu nivel de compromiso, de empatía, de servicio, de interés, de fiabilidad. Y esto es lo que quieren ver. Tu actitud.

Por lo tanto, muy importante, tip número 1, sé natural. ¿Cómo se hace esto? Lo primero de todo, “todo aquello que es muy exagerado no es verdad”, por lo tanto, ni sonrías en exceso ni todo lo contrario, ni quieras ser el más simpático, ni tampoco el más relajado. En el punto medio está la virtud.

Otro tip: en materia de coherencia un factor clave, son las manos: usa tus manos, nunca las escondas, que estén siempre a la vista, tanto si la entrevista es presencial como online, comprueba que la cámara te saca de frente conectando con la mirada y que se vean tus bonitas y expresivas manos. Mostrar las palmas al hablar será otro ítem de estar al servicio y de veracidad. Unas manos abiertas que acompañan al discurso a la par muestran que hay conexión entre lo que se dice, lo que se piensa y lo que se hace. Las personas somos máquinas de detectar incoherencias, conocemos este lenguaje corporal, que a menudo nos delata, desde la más tierna infancia, por lo tanto, ensaya, trabaja tu actitud, modula tu voz, cuida el tono, haz algunos ejercicios de fuerza o relajación según sea tu caso antes de empezar, todo esto es como afinar un instrumento antes de tocar o calentar antes de jugar. Ensaya, ensaya, ensaya, y también disfruta, diviértete. Emociónate. Aprovéchalo. Es tu momento.