Duelo entre reinas: una mirada sistémica a la Familia Real


¿Qué es mentira y qué es real? No a la rumorología. ¿Por qué tanto afán en devastar la imagen de la reina Letizia? Seamos serios. Ateniéndonos a las imágenes, no hay un solo momento en que doña Letizia muestre tensión, rigidez o agresividad. Seamos justos y analicemos lo que vemos, sin inventar.


Y lo que vemos en las imágenes es a una abuela tratando de hacerse una foto con sus nietas, algo bello y natural, y a la madre de estas niñas en medio, dificultando la foto. La cuestión es ¿de modo intencionado o sin intencionar? ¿Lo podemos saber realmente? Cualquier respuesta que se de a esta pregunta será subjetiva, no lo podemos saber a ciencia cierta. Lo que sí podemos constatar y demostrar a raíz de estas imágenes, es que hay un momento de confusión, tensión o conflicto, y muestra de ello es el hecho de que la princesa Leonor se deshaga con fuerza de la mano de la abuela que la tiene cogida por el hombro, resolviendo así el embrollo entre suegra y nuera, ese enredo de manos que confluyen en ella, agobiándola. Pero no es Letizia quien la retira y mucho menos con violencia, como se ha insistido en algunos medios.


Si este episodio fuera muestra patente, y lo es, de un conflicto interno entre las reinas, y lo es, y si el territorio disputado de tal riña fueran las niñas, y lo son, veamos qué es lo que pasa. Y lo que pasa es, que son las niñas mismas, las que ponen fin al conflicto y el sistema en orden, haciendo que cada uno ocupe su lugar, de una manera muy inocente y natural.

Una y otra vez podemos observar con qué gusto y buena disposición las niñas siguen a la madre. Doña Letizia no tiene más que acercarse, y ellas corren a su lado, reciben con agrado sus caricias, la miran y sonríen sin descanso, y van a su encuentro en todo momento, están calmas y felices, propio de quién disfruta de un vínculo afectivo fuerte y sano. No hay nada que forzar, y menos manipular, como en algunos espacios se está dando a entender. Es doña Sofía, la re