top of page

Nunca es tarde para perseguir tus sueños



En el año 2013, Diana Nyad logró llegar nadando desde Cuba a Florida. A la edad de 64 años Nyad recorrió 177 km en 53 horas sin descanso. Fueron 2 días y medio sin parar de nadar en alta mar enfrentado desafíos como el agotamiento físico, las alucinaciones o los ataques de tiburones, que en ocasiones anteriores la obligaron abandonar. Pero Diana no se dio por vencida.


Después de 3 intentos, Diana demostró al mundo que querer es poder y que nunca es demasiado tarde para perseguir tus sueños. Que es mejor una vida con dirección que resignarse; que no podemos desconectarnos nunca de lo que nos motiva; que merece la pena luchar duro con constancia; que los sueños no se logran a la primera; y también, que aparte de nuestra fuerza física y mental también vamos a necesitar la de los demás, que es necesario tener buenos amigos en quien apoyarnos, y que solos no llegamos a ningún sitio. Es necesario tener un buen equipo de profesionales.


Aparte de entrenamiento, disciplina y motivación, Diana también necesitó las palabras de su entrenadora Bonnie Stoll. Una de las cosas en que le insistía era en evitar a toda costa entrar en sus zonas oscuras. Todos tenemos recuerdos dolorosos y asuntos no resueltos, que afloran con mayor fuerza en los momentos de mayor tensión llevándonos a un bucle de pensamientos negativos, produciendo en nosotros emociones como culpabilidad, vergüenza, frustración, ira, impotencia o tristeza.


Todos sabemos que cuando predominan en nosotros alguna de estas emociones perdemos la fuerza y la autoestima. Cuando nuestros pensamientos van a ese espacio, es imposible avanzar y sobreponernos a las dificultades, directamente sucumbimos. Realmente, podemos ser devastadores con nosotros mismos.


Cuando entramos en ese espacio nos vamos directamente al hoyo, al otro lado, como en la serie Stranger Things o en La vida de Pi. ¿Recordáis aquellos momentos en los que el protagonista tiene que dejar la barca y hacerse una balsa por miedo a que le devore el león (su sombra)? Todo tipo de tormentas y tempestades se suceden entonces hasta que por fin, se agota, cede, se rinde, suelta, y de nuevo llega la calma.


El miedo, la inseguridad y la baja autoestima, esa voz que nos dice, tú no vales, tú no puedes, toma el timón. Entonces, a veces hasta incluso nos salimos de nuestra vida, de nuestras metas, de nuestros sueños, de lo que nos da coherencia y sentido, y entramos en mayor conflicto, perdemos la dirección.


Por eso, vencer el miedo a hablar en público y al como lo haré y al que dirán, nuestros juicios y los juicios de los demás, es tan importante y requiere entrenamiento, el de no dejar a nuestra mente ir a cualquier sitio, incluso si este es un proceso muy inconsciente. Se puede entrenar. Disponemos de técnicas y recursos para evitar entrar ahí, como por ejemplo, ir al cuerpo, a la respiración, sentir el suelo debajo de los pies, poner fuerza en piernas y glúteos, ir al propósito, recordar un talismán o creencia absoluta que tengamos, también otras cosas muy sencillas, como la identidad, contar hasta 10, repetir nuestro nombre o el de una persona querida.


Como veis, aprender a comunicar no es una simple cuestión de aprender a gestionar unos cuántos gestos, es una carrera en fondo y forma, que tiene que ver con un trabajo interior , el de conocernos, y con un trabajo exterior, el de entrenar, entrenar y entrenar.

6 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page