Me gusta la poesía, la magia y la transformación. Y a mi trabajo le pongo mimo y alma.

Me gusta conectarlo todo e ir al origen del movimiento, para desde ahí trabajar lo que pasa por dentro y cómo se expresa por fuera.



Hoy os quiero contar un poco sobre mí y sobre cómo trabajo la comunicación no verbal.


Me gusta la comunicación pero mi verdadera pasión son las personas. Investigar y entender el comportamiento humano es mi leitmotiv. En este sentido, la Comunicación No Verbal me sirve como un instrumento más, pero solo uno de tantos.


¿De qué otras herramientas me sirvo cuando trabajo la comunicación de una persona?


Entender el lenguaje simbólico de los sueños, por ejemplo, al que le he dedicado muchos años, me ha servido para entender cómo evolucionamos y cómo nos contamos la realidad los humanos. Como nuestra psique se lo cuenta en sueños, con ese lenguaje tan divertido como exagerado y grotesco, no es muy diferente de como nos contamos la vida en nuestro día a día y de las cosas que nos pasan. Así, nuestra narrativa, nuestra forma de contarnos las cosas, influye sobre nuestra realidad. Pero en realidad todo tiene que ver únicamente con nuestro concepto de nosotros mismos. Con nuestra identidad. Por eso ¿qué crees que trabajo cuando trabajo comunicación?


El lenguaje simbólico es también el lenguaje de los cuentos. Los niños lo entienden muy bien. Sin embargo, para entender con claridad necesitamos hacerlo explícito. A la hora de abordar nuestra comunicación, necesitamos que nos den un feedback desde fuera. En este sentido la comunicación no verbal funciona como un espejo, porque lo revela todo. Lo que decimos y lo que creemos que no decimos.