Me gusta la poesía, la magia y la transformación. Y a mi trabajo le pongo mimo y alma.

Me gusta conectarlo todo e ir al origen del movimiento, para desde ahí trabajar lo que pasa por dentro y cómo se expresa por fuera.



Hoy os quiero contar un poco sobre mí y sobre cómo trabajo la comunicación no verbal.


Me gusta la comunicación pero mi verdadera pasión son las personas. Investigar y entender el comportamiento humano es mi leitmotiv. En este sentido, la Comunicación No Verbal me sirve como un instrumento más, pero solo uno de tantos.


¿De qué otras herramientas me sirvo cuando trabajo la comunicación de una persona?


Entender el lenguaje simbólico de los sueños, por ejemplo, al que le he dedicado muchos años, me ha servido para entender cómo evolucionamos y cómo nos contamos la realidad los humanos. Como nuestra psique se lo cuenta en sueños, con ese lenguaje tan divertido como exagerado y grotesco, no es muy diferente de como nos contamos la vida en nuestro día a día y de las cosas que nos pasan. Así, nuestra narrativa, nuestra forma de contarnos las cosas, influye sobre nuestra realidad. Pero en realidad todo tiene que ver únicamente con nuestro concepto de nosotros mismos. Con nuestra identidad. Por eso ¿qué crees que trabajo cuando trabajo comunicación?


El lenguaje simbólico es también el lenguaje de los cuentos. Los niños lo entienden muy bien. Sin embargo, para entender con claridad necesitamos hacerlo explícito. A la hora de abordar nuestra comunicación, necesitamos que nos den un feedback desde fuera. En este sentido la comunicación no verbal funciona como un espejo, porque lo revela todo. Lo que decimos y lo que creemos que no decimos.





Nuestro alma tiene un lenguaje, el que expresa el sentido o sinsentido que tienen los pasos que damos. Entender este lenguaje me permite entender a las personas, si están en su camino o no, y esto es esencial cuando trabajamos talento, coherencia y autenticidad, a la hora de ser, a la hora de estar, y a la hora de hablar. Por eso, cuando trabajo la comunicación de las personas, trabajo su identidad, sus valores y sus creencias. Y sus límites, porque la firmeza se ve muy claramente en el cuerpo, y sin una buena gestión de límites no podemos ser auténticos. Los juicios entonces se hacen más dominantes. Cuando no gestionamos bien los límites, interfieren en nuestra comunicación, en cómo nos damos y en cómo llegamos.


¿Qué más herramientas utilizo en mis sesiones de comunicación? Una visión sistémica, fundamental, mi querido Watson. No podemos entender al ser humano como un individuo aislado. Existimos en relación con otros, de manera visible e invisible, pero palpable, porque lo invisible también se expresa. Somos parte de un sistema, la comunicación solo tiene sentido empezando porque necesitamos ser vistos y en relación con otros y con el propósito de definirnos, de afianzar quienes somos y quienes no somos. La visión sistémica nos permite entender lo complejo y dejar de ser el ombligo del mundo. Formamos parte de algo más grande que nuestro ego. Y no somos ni los únicos responsables de todo lo malo que nos pasa ni tampoco los únicos merecedores de nuestros éxitos.


Es necesario tener muchos prismas desde donde acceder a explorar el comportamiento humano. Unos nos permiten simplificar y otros profundizar, y no quedarnos en la superficie o caer en lugares comunes. En comunicación no verbal, un mínimo gesto, la señal más sutil, nos da información de cómo puede derivar algo muy pequeño en algo muy complejo. Cuando sabemos ver esto, lo complejo se hace simple. Y así podemos ir de lo profundo a lo superficial, de lo exterior a lo interior, de lo explícito a lo oculto y de lo verbal o lo no verbal y comprobar si coincide. Dos enfoques, por tanto, uno muy simple que nos permite ver con claridad y facilidad cosas muy complejas, y otro muy complejo, que nos permite armar todas las piezas y entender en profundidad y con visión de conjunto la relación de todas las partes, pues todo está relacionado.





La comunicación no verbal nos permite un enfoque holístico ya que abarca y relaciona cómo somos a un nivel cerebral, bioquímico, emocional y corporal. El ser humano, de los pies a la cabeza, en toda su complejidad, pero accesible, por partes.


¿Y qué es la Comunicación No Verbal? La Comunicación No Verbal es el arte de saber observar e ir a la esencia de las cosas. Una herramienta clave para descubrir cómo comunicamos y cómo nos ven los demás.


¿Qué conseguimos a través de un Training de Comunicación?


Mejorar nuestra comunicación y nuestras relaciones, descubrir cómo lideramos, ir a lo esencial, a aquello que nos hace únicos, nuestro talento. Detectar y trabajar nuestras fortalezas y debilidades. Acabar con creencias limitantes y sustituirlas por otras más acordes. Encontrar nuestro propio estilo de comunicación y adquirir las 3 habilidades básicas de comunicación que no puedan faltar, y jugar con ellas como si fuéramos malabaristas.


Me gusta conectarlo todo e ir al origen del movimiento, para desde ahí trabajar lo que pasa por dentro y cómo se expresa por fuera.


Trabajo la identidad, la comunicación es solo un medio de expresión, de quienes somos.


Me gusta la poesía, la magia y la transformación. Y a mi trabajo le pongo mimo y alma.


Descubre cómo comunicas. Es la única manera de saber cómo llegas a los demás y cómo mejorar tu comunicación.


Nuria Moreno

0 vistas